Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cuentos’ Category

Vampir

L’hoste no advertí la presència del paràsit fins que ja feia un cert temps que el duia al ventre; havia de ser així, altrament l’expulsió hauria pogut ser immediata: els primers dies eren sempre els més difícils, per al paràsit, i els havia sobreviscut.

L’havia assaltat una nit imprecisa, una nit d’estiu, com tantes altres. Una nit que avui es confonia en les boires del record. I, des d’aquell primer moment, el paràsit havia començat la seva tasca frenètica, obsessiva, de xuclar, xuclar i xuclar… sense oferir res a canvi. Tenia els dies comptats… No en desaprofitaria ni un segon.

Sabia, intuïa, que tard o d’hora hauria d’enfrontar-se amb l’expulsió, però això era inevitable, formava part del curs natural de les coses. Mentrestant, mentre pogués, des de la seva cavitat s’alimentaria del seu hoste, com un fong, romandria immòbil i silent, per no malbaratar energies, i concentraria tota l’atenció a alimentar-se. Absorbiria àvidament la seva sang com ningú li havia ensenyat a fer. Calia acréixe’s, esdevenir més fort i poderós per poder sobreviure l’expulsió. Després, ja ho sabia, la solitud.

* * *

El paràsit havia augmentat de volum, i l’hoste, cada dia més afeblit, queia sovint en somieigs anguniosos, tremolors, angoixes, nàusees, marejos… era un cas difícil, delicat, en deien, però havia decidit no deixar-se vèncer. Els exterminadors havien dit que tot anava com havia d’anar: paciència, paciència, ja arribarà el moment…

Uns petits apèndixs, inútils i molestos, brostaven del seu cos de paràsit, producte, sens dubte, de l’abundància d’aliments; la feblesa o el dolor, el paràsit ho ignorava, obligaven l’hoste a sobrealimentar-se per poder sobreviure, i era ell qui n’extreia tots els beneficis. Enfonsava la seva trompa insidiosa al cos de la seva víctima. Com una agulla maligna en foradava les entranyes sense compassió.

Xuclava i xuclava i xuclava, cada cop més, amb més fúria. Com més a prop de l’expulsió se sabia, més gran i inacabable era la seva fam.

* * *

Les darreres setmanes de vida del paràsit es pot dir que ja les va fer en cos de vampir. Les seves habilitats de succió s’havien perfeccionat de tal manera que l’hoste jeia emmalaltit al llit, sense poder gairebé ni moure’s. No hi ha cura, només esperar, esperar, repetien impassibles els exterminadors: podria ser perillós intentar extirpar-lo abans d’hora; esperar, esperar… Ja no faltava gaire.

Fins al darrer dia, el vampir va continuar absorbint frenèticament les últimes gotes de vida que l’hoste li podia oferir.

* * *

L’expulsió no va ser tan dolorosa com havia temut, els exterminadors gairebé es limitaren a mirar-s’ho,  sense gosar intervenir-hi; només unes forces titàniques que l’escopien enfora, això sí, però no va ser gaire dolorosa. La pitjor part va venir després: el desconcert, la llum, el fred, la solitud; la cruel i venjativa amputació de la trompa. I, sobretot, les cares dels exterminadors, somrients, satisfets, de bata blanca. I la mirada de la seva víctima, lliure per fi de neguits i turments, que reia, i plorava, i deia és un nen, és un nen…

Oriol Magrinyà

Fuente: Núvol

Anuncios

Read Full Post »

Ja s’apropa Sant Jordi i són molts els llibres que sortiran al carrer omplint de lletres els nostres pobles. Sobre Sant Jordi i la seua llegenda s’han editat molts llibres infantils. L’editorial Cruïlla acaba de publicar La llegenda de sant Jordi… explicada pel senyor drac!, de Carles Sala i Vila, amb unes fantàstiques il·lustracions de Carles Hénaff.

El llibre es qüestiona una sèrie de fets i característiques dels personatges de la llegenda, com què passaria si el drac en realitat fos vegetarià, o la princesa fos un poc bajoca, o si la lluita amb el cavaller no fos tan dura i cruenta com ens han contat? Una divertida història que li dona la volta a la llegenda tradicional.

Fuente: Pinzellades al món

Y, además…

Preparant el Dia de Sant Jordi hem realitzat una selecció de llibres sobre Sant Jordi, la seua llegenda, la princesa i la rosa. Llibres que estàn en castellà i català i que esperem us siga útil. Podeu descarregar-se-la.

Feliç Sant Jordi 2012!

Guia de Lectura: llibres de Sant Jordi, el drac i la princesa

Fuente: Pinzellades al món

Read Full Post »

El cuento de la ratonera

Un ratón vagabundo llegó a una casa. Mirando por un agujero de la pared ve a un hombre entregando un paquete y una mujer abriendo el paquete, rápidamente pensó: “¿que tipo de comida podrá haber allí? y se imaginó un sabroso queso se le hacia agua la boca de pensar que era de sus preferidos quedó aterrorizado, cuando descubrió que era una ratonera.

Fue al patio de la casa a advertir a todos: “¡hay una ratonera en la casa, una ratonera!” la gallina que estaba buscando sus lombrices en la tierra, cacareo y le dijo: “¡Discúlpeme sr. Ratón; entiendo que sea un gran problema para usted, pero a mi no me perjudica en nada, ni me molesta! ” y el ratón se entristeció.

El ratón siguió corriendo buscando ayuda llego hasta el cordero y le dijo: “¡Hay una ratonera en la casa!”, “¡Discúlpeme, sr. Ratón, pero no veo nada que pueda hacer, yo como pasto. Quédese tranquilo, usted está en mis oraciones!”

El ratón se fue hasta donde estaban las vacas, y éstas le dijeron: ¿Que nos dice sr. Ratón?, ¿una ratonera?, ¿estamos en peligro por casualidad nosotras?, ¡creo que no!”

Entonces el ratón se volvió a la casa, cabizbajo y abatido, para encarar sólo la ratonera. Aquella misma noche se escuchó un ruido, como el de una ratonera agarrando a su víctima. La mujer del estanciero corrió a ver que había en la ratonera, pero, en la oscuridad, no vio que la trampa había agarrado la cola de una víbora venenosa. La víbora la mordió. El criado la llevó corriendo al hospital. La mujer volvió con fiebre, nada mejor que un buen caldo de gallina. El hombre entonces tomó el cuchillo y fue a buscar al principal ingrediente: la gallina.

Como la enfermedad de la mujer continuaba, amigos y vecinos vinieron a verla para alimentarlos, hubo que matar al cordero. Pero la mujer no resistió, y acabó falleciendo. Muchas personas vinieron al funeral. El pobre hombre, muy triste y agradecido por la solidaridad, resolvió matar a las vacas para darle de comer a todos.

Extraído de una entrada del blog de Alejandro Jodorowsky.

Read Full Post »

Mas cositas de Facebook…

Read Full Post »

Me acuerdo siempre de esta escena:

Mi primo, mucho más chico que yo, tenía tres años. Yo tenía unos doce…

Estábamos en el comedor diario de la casa de mi abuela. Mi primito vino corriendo y se llevó la mesa ratona por delante. Cayó sentado de culo en el piso llorando.

Se había dado un golpe fuerte y poco después un bultito del tamaño de un carozo de durazno le apareció en la frente.

Mi tía que estaba en la habitación corrió a abrazarlo y mientras me pedía que trajera hielo le decía a mi primo: Pobrecito, mala la mesa que te pegó, chas chas a la mesa…, mientras le daba palmadas al mueble invitando a mi pobre primo a que la imitara… Y yo pensaba: ¿…? ¿Cuál es la enseñanza? La responsabilidad no es tuya que sos un torpe, que tenés tres años y que no mirás por dónde caminás; la culpa es de la mesa. La mesa es mala.

Yo intentaba entender más o menos sorprendido el mensaje oculto de la mala intencionalidad de los objetos. Y mi tía insistía para que mi primo le pegara a la mesa…

Me parece gracioso como símbolo, pero como aprendizaje me parece siniestro: vos nunca sos responsable de lo que hiciste, la culpa siempre la tiene el otro, la culpa es del afuera, vos no, es el otro el que tiene que dejar de estar en tu camino para que vos no te golpees…

Tuve que recorrer un largo trecho para apartarme de los mensajes de las tías del mundo.

Es mi responsabilidad apartarme de lo que me daña. Es mi responsabilidad defenderme de los que me hacen daño. Es mi responsabilidad hacerme cargo de lo que me pasa y saber mi cuota de participación en los hechos.

Tengo que darme cuenta de la influencia que tiene cada cosa que hago. Para que las cosas que me pasan me pasen, yo tengo que hacer lo que hago. Y no digo que puedo manejar todo lo que me pasa sino que soy responsable de lo que me pasa porque en algo, aunque sea pequeño, he colaborado para que suceda.

Yo no puedo controlar la actitud de todos a mi alrededor pero puedo controlar la mía. Puedo actuar libremente con lo que hago. Tendré que decidir qué hago. Con mis limitaciones, con mis miserias, con mis ignorancias, con todo lo que sé y aprendí, con todo eso, tendré que decidir cuál es la mejor manera de actuar.

Y tendré que actuar de esa mejor manera. Tendré que conocerme más para saber cuáles son mis recursos. Tendré que quererme tanto como para privilegiarme y saber que esta es mi decisión. Y tendré, entonces, algo que viene con la autonomía y que es la otra cara de la libertad: el coraje.

Tendré el coraje de actuar como mi conciencia me dicta y de pagar el precio. Tendré que ser libre aunque a vos no te guste. Y si no vas a quererme así como soy; y si te vas a ir de mi lado, así como soy; y si en la noche más larga y más fría del invierno me vas a dejar solo y te vas a ir… cerrá la puerta, ¿viste? porque entra viento.

Cerrá la puerta. Si esa es tu decisión, cerrá la puerta. No voy a pedirte que te quedes un minuto más de lo que vos quieras. Te digo: cerrá la puerta porque yo me quedo y hace frío. Y esta va a ser mi decisión. Esto me transforma en una especie de ser inmanejable. Porque los autodependientes son inmanejables. Porque a un autodependiente solamente lo manejas si él quiere.

Esto significa un paso muy adelante en tu historia y en tu desarrollo, una manera diferente de vivir el mundo y probablemente signifique empezar a conocer un poco más a quien está a tu lado.

Si sos autodependiente, de verdad, es probable que algunas personas de las que están a tu lado se vayan… Quizás algunos no quieran quedarse. Bueno, habrá que pagar ese precio también. Habrá que pagar el precio de soportar las partidas de algunos a mi alrededor y prepararse para festejar la llegada de otros (Quizás…)

Jorge Bucay

Read Full Post »

Qué

Hay quien dice que Japón es en realidad un dragón profundamente dormido. ¿Como soñando podéis descansar eternamente sin aburriros, qué os parece si hacemos una ojeada en las escamas de este dragón?

Cuándo

EL martes 5 de Julio de 2011, a las 19:00h.

Dónde

En la Biblioteca Guinardó-Mercè Rodoreda (C/Camèlies, 76-80) de Barcelona.

Read Full Post »

Qué

Un recorrido por la Historia con perspectiva femenina, desde Eva a nuestros días.

El camino tras las huellas de mujeres que pisan fuerte, descalzas, con chanclas, deportivas o tacones.

Cuentos mágicos, perversos, poéticos, cotidianos, que nos Hablan y nos cuentan de Hadas, Hechiceras y Heroínas de todos los tiempos.

Eso sí, con mucho Humor.

Cuándo

Viernes 20 de Mayo de 2011, a las 22:30h.

Dónde

En El Colmado, C/de la Cera, 35 (Barcelona).

Mi opinión

Merche narra sus originales historias con fluidez y buen ritmo, representando los diversos personajes con mucha gracia y realismo.

Vamos, un espectáculo más que recomendable.

Read Full Post »

El rosal

En un recóndito lugar, en lo más profundo de un lejano bosque, crecía, día a día, un hermoso rosal.

Era extremadamente delicado. Tanto que sólo podía sobrevivir alejado de los seres humanos pues, según le dijeron en algún momento que no conseguía precisar, el más pequeño contacto con ellos podría destruirlo de inmediato.

Así pasaba el tiempo, tranquilamente, en su pequeño mundo bosque, disfrutando de aquello que tenía a su alcance: de la amable tierra, de la cantarina lluvia, de los rayos del sol, de la luna y de las estrellas que tantos relatos le contaban, de sus compañeros árboles con los que compartía sus sueños y esperanzas y de los pequeños insectos que de vez en cuando venían a visitarlo. A veces se sentía un poco solo, es cierto, pero normalmente era feliz.

Un día, justo al atardecer, sintió una presencia cercana. Una presencia extraña.

Un explorador, decidido a encontrar nuevas rutas, se encontró, sin buscarlo, en el pequeño claro en el que crecía el rosal.

Cuando lo vió se quedó inmóvil, prendado de inmediato de su salvaje hermosura. Su intensa fragancia, sus brillantes colores, la suavidad y gracia con la que se dejaba mecer por la brisa, lo atraparon sin remedio. Sintió en su pecho, con una certeza que no admitía ninguna duda, que algo muy íntimo los había unido. Sintió la magia de la comunión.

A pesar de reconocer las espinas, de notar las heridas que se abrían paso en su interior, no pudo evitar acercarse para olerlo, para acariciarlo y sentirlo, apretándolo fuertemente para sí. No pudo resistirse a entrar dentro de él y abrazarlo, una y otra vez, como si quisiera que ambos se hicieran uno solo.

Y el rosal, sorprendido y agradecido a la vez, no sólo lo aceptó sino que lo invitó encantado, aun sabiendo el riesgo que corría. A pesar de temer que se hiciera realidad la advertencia que tiempo atrás le hicieron. Simplemente se entregó a aquel ser humano.

Pasaron un rato fundidos entre abrazos amados correspondidos. Un breve momento que desearon eterno.

Hasta que, poco después, el explorador bajó la mirada y lo vió. Vió cómo un acto tan sencillo y hermoso estaba destruyendo aquello de lo que nació. El suelo, antes impoluto, parecía haberse abierto y brotado de él un charco de sangre. Como si una terrible herida hubiera aparecido en ese claro del bosque. Una herida por la que se desangraba un hermoso y delicado rosal.

Levantó la mirada y vió cómo agonizaba. Seguía sintiendo en su interior la maravillosa comunión que nació entre ellos pero el terrible sacrificio que comportaba le hizo retroceder horrorizado.

No podía hacerle daño a algo tan hermoso y amado. Tenía que alejarse de él a pesar del dolor que la distancia le pudiera comportar porque se dió cuenta que rendirse a sus deseos lo condenaría a su fin.

Se apartó, poco a poco, con gran dificultad, sintiendo un terrible vacío que supo, sin saber de dónde provenía semejante conocimiento, que nunca nada ni nadie podría llenar.

Sólo le quedaría el bello recuerdo de aquel mútuo abrazo. Y de su dulce olor, de su perfecto color, de su suave tacto. Un pequeño instante que quedaría grabado en su memoria para siempre.

Se alejó, siguiendo su camino, y un poco antes de perderse en la frondosidad del bosque giró su cabeza para ver aquel rosal por última vez, ese rosal que sentía tan único, tan suyo, mientras silenciosamente una lágrima, una única pero dolorosísima lágrima, se deslizaba, ardiendo, por su rostro.

Read Full Post »

El Gato Volador

Qué

Laura y Armand son dos narradores que se combinan entre si narrando, cantando, tocando el cajón flamenco y utilizando su propia voz para los ambientes de cada cuento. Podréis ver a Laura en su salsa trotando en su imaginario caballo o su bicicleta mientras Armand va siguiendo el ritmo frenético de caída con su cajón flamenco, podréis escuchar melodías de la voz de Armand de canciones conocidas en un tono bromista, y contando sus cuentos de la mar, con Laura el cuento del ladrón que robaba gallinas y su princesa que anotaba toda su agenda en su piel con un boli Bic hasta que se le acaba la tinta y los cuentos de Armand de la costa da Morte. Un espectáculo trepidante en el que no podréis parar de reír y hasta os harán gritar y cantar al son de la música

Fuente:  http://efimer.wordpress.com/2010/11/04/el-gato-volador-cuentos/

Cuándo

El viernes 6 de Mayo de 2011, a las 21,30 horas.

Dónde

En el Centro Cultural Valentina (Plaza Regomir 2, Barcelona) .

¡¡¡Gracias mi Bella por una noche tan mágica!!!

Read Full Post »